Archivo de la etiqueta: Reflexiones

La generación de nuestros padres

Acabo de leer en una revista publicada en la web, en un artículo escrito por una joven bloguera, lo siguiente:

“Como Millennial que soy, quiero romper una lanza en nuestro favor y decir que somos la generación de nexo, sí, la generación que tiene la misión de unir la especialización por procesos y la revolución tecnológica, Generaciones BabyBoomer + X y Generaciones Z + Touch respectivamente. Recientemente leía un artículo de cómo los millennials, a pesar de tener un millón de tecnologías disponibles, siempre llevamos con nosotros una agenda o libreta de papel. Muchos, tenemos pasión por los buenos libros, la lectura del periódico y una conversación inteligente con alguien que te aporte conocimiento, …”

Reconozco que de la primera parte no entendí absolutamente nada. La segunda me hizo pensar que, quizá, una característica de estos millennials sea la de estar excelentemente pagados de sí mismos. Bueno, algo de autoestima nunca viene mal.

La curiosidad me llevó a brujulear, con la inestimable ayuda de Google, sobre esos términos tan sonoros, quizá me había perdido algún experimento genético a escala global, o alguna invasión de aliens. Pero no. Por lo que pude averiguar, de forma superficial, se trata simplemente de la imperiosa necesidad humana de etiquetar y ponerle nombre a todo. Si, además, ese nombre es sugerente, atractivo, y lo publicas en un estudio con alguna universidad (la que sea), hasta parece que haya algo sesudo y trascendente detrás de ello.

Sí, sé que es una actitud algo escéptica la mía, pero es que estoy a caballo entre ser un baby-boomer y un generación-X, siendo el escepticismo característica de estos últimos.

El caso es que el tema me llevó a pensar si realmente hay grandes diferencias entre generaciones. Por naturaleza tiendo a evitar generalizaciones y etiquetas, no me gustan nada, pues, por su propia esencia, nunca reflejan la realidad individual, que para mí es muy importante.

¿Qué caracteriza a una generación y la hace diferente de otras? Seguramente no es una definición muy correcta, pero entiendo aquí por “generación” el conjunto de personas nacidas en un determinado intervalo de tiempo, entre una y dos décadas. Evidentemente, no sólo se ha de tener en cuenta la época en la que naces, sino dónde lo haces y dónde te desarrollas como ser humano (tu infancia y juventud).

En esos términos, solo conozco la generación de mis padres, la mía propia, y dos o tres posteriores.

Y, sinceramente, creo que si hay que romper una lanza por alguna de ellas, es por la generación de mis padres, de nuestros padres (si, como yo, naciste en torno a los años 60).

Los de esa generación vivieron, y sufrieron, la Guerra Civil siendo niños, desarrollaron su juventud en la durísima posguerra, estuvieron pluriempleados (un solo empleo no llegaba a cubrir todas las necesidades), muchos emigraron para ganarse un futuro, sufrieron las restricciones (culturales, económicas y políticas) de la dictadura, mantuvieron a sus mayores en casa (en las que no sobraba espacio, precisamente) a su cuidado, fueron prolíficos (dando lugar a la generación del baby-boom), criaron a sus hijos en el valor del esfuerzo, el estudio y el respeto a sus mayores (incluyendo a los profesores), construyeron sus casas con sus propias manos, o tuvieron que iniciar su vida conyugal en una habitación con derecho a cocina, nos dieron estudios, trabajo y valores, nos trajeron la democracia en una transición pacífica tras la dictadura y fueron los artífices de la mayor prosperidad que ha experimentado nuestro querido país, España, en varios siglos de historia.

A todos ellos, gracias. Gracias, mamá, gracias, papá.